Connect with us

Bíblia RVA

2 Samuel 24

1 Volvió a encenderse el furor de Jehovah contra Israel, e incitó a David contra ellos, diciendo: "Vé y haz el censo de Israel y de Judá."

2 El rey dijo a Joab, jefe del ejército, que estaba con él: —Por favor, recorre todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz el censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente.

3 Pero Joab respondió al rey: —¡Que Jehovah tu Dios añada al pueblo cien veces más, y que mi señor el rey lo vea! Sin embargo, ¿para qué quiere esto mi señor el rey?

4 Pero la palabra del rey prevaleció contra Joab y contra los jefes del ejército. Entonces salió Joab con los jefes del ejército de la presencia del rey, para hacer el censo del pueblo de Israel.

5 Habiendo cruzado el Jordán, acamparon en Aroer, al sur de la ciudad que está en medio del valle de Gad; y luego fueron a Jazer.

6 Después fueron a Galaad y a la tierra de Tajtim-hodsi. De allí fueron a Dan, a Jaán y a los alrededores de Sidón.

7 Fueron luego a la fortaleza de Tiro y a todas las ciudades de los heveos y de los cananeos. Por último, salieron hacia el Néguev de Judá, hasta Beerseba.

8 Después que recorrieron todo el territorio, volvieron a Jerusalén al cabo de nueve meses y veinte días.

9 Joab dio al rey el resultado del censo del pueblo: Los hombres de guerra de Israel que sacaban espada eran 800.000, y los hombres de Judá eran 500.000.

10 Después que David había hecho contar al pueblo, su corazón le golpeaba. Y David dijo a Jehovah: —He pecado gravemente al haber hecho esto. Pero ahora, oh Jehovah, quita, por favor, el pecado de tu siervo, porque he actuado muy neciamente.

11 Cuando se levantó David por la mañana, vino palabra de Jehovah al profeta Gad, vidente de David, diciendo:

12 —Vé y di a David que así ha dicho Jehovah: "Tres cosas te propongo; escoge para ti una de ellas, y yo te la haré."

13 Entonces Gad fue a David y se lo hizo saber diciendo: —¿Que te vengan siete años de hambre en tu país? ¿O que huyas durante tres meses de tus adversarios y que ellos te persigan? ¿O que haya una epidemia en tu país durante tres días? Ahora, pues, piensa y mira qué he de responder al que me ha enviado.

14 Entonces David dijo a Gad: —Estoy muy angustiado. Por favor, caigamos en mano de Jehovah, porque grande es su misericordia. Y no caiga yo en mano de los hombres.

15 Así que Jehovah envió una epidemia a Israel, desde aquella mañana hasta el tiempo señalado, y murieron 70.000 hombres del pueblo, desde Dan hasta Beerseba.

16 Cuando el ángel extendía su mano hacia Jerusalén para destruirla, Jehovah cambió de parecer acerca de aquel mal. Y dijo al ángel que destruía al pueblo: —¡Basta ya! ¡Detén tu mano! El ángel de Jehovah estaba junto a la era de Arauna el jebuseo.

17 Y cuando David vio al ángel que hería al pueblo, dijo a Jehovah: —He aquí, yo he pecado; yo he actuado perversamente. Pero estas ovejas, ¿qué han hecho? Por favor, sea tu mano contra mí y contra mi casa paterna.

18 Aquel día Gad fue a David y le dijo: —Sube y erige un altar a Jehovah en la era de Arauna el jebuseo.

19 David subió, conforme a la palabra de Gad que Jehovah le había mandado.

20 Arauna miró y vio al rey y a sus servidores que venían hacia él. Arauna salió y se postró ante el rey con el rostro en tierra.

21 Y Arauna preguntó: —¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? David respondió: —Para comprarte la era y edificar un altar a Jehovah, a fin de que cese la epidemia en el pueblo.

22 Arauna respondió a David: —Tómela y ofrezca mi señor el rey lo que le parezca bien. Mira los bueyes para el holocausto, y los trillos y yugos de los bueyes para leña.

23 Todo, oh rey, se lo da Arauna al rey. —Dijo además Arauna al rey—: ¡Que Jehovah tu Dios te acepte!

24 Pero el rey respondió a Arauna: —No, sino que por su precio te lo compraré, porque no ofreceré a Jehovah mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por 50 siclos.

25 David edificó allí un altar a Jehovah, y ofreció holocaustos y sacrificios de paz. Así Jehovah atendió las súplicas en favor de la tierra, y cesó la epidemia en Israel.

Continuar Lendo