Connect with us

Bíblia RVA

Jó 5

1 ¡Clama, pues! ¿Habrá quien te responda? ¿A cuál de los santos acudirás?

2 Porque la angustia mata al necio, y el apasionamiento hace morir al simple.

3 Yo he visto al necio que echaba raíces y al instante maldije su morada.

4 Sus hijos están lejos de toda salvación; en la puerta de la ciudad serán aplastados, y no habrá quien los libre.

5 Lo que ellos cosechen lo comerá el hambriento, y aun de las espinas lo tomará. Y los sedientos absorberán sus riquezas.

6 Ciertamente la aflicción no sale del polvo, ni el sufrimiento brota de la tierra.

7 Pero el hombre nace para el sufrimiento, así como las chispas vuelan hacia arriba.

8 Pero yo, en cambio, apelaría a Dios y a la Divinidad confiaría mi causa.

9 El hace cosas grandes e inescrutables, y maravillas que no se pueden enumerar.

10 El da la lluvia sobre la faz de la tierra y envía las aguas sobre la faz de los campos.

11 El pone en alto a los humillados, y los enlutados logran gran liberación.

12 El frustra los planes de los astutos, para que sus manos no logren su propósito.

13 El atrapa a los sabios en sus argucias, y el designio de los sagaces es trastornado.

14 De día se encuentran con las tinieblas, y a mediodía andan a tientas como de noche.

15 El libra al desolado de la boca de ellos, y al pobre de la mano del fuerte.

16 Así habrá esperanza para el necesitado, y la perversidad cerrará su boca.

17 ¡He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios disciplina! No menosprecies la corrección del Todopoderoso.

18 Porque él hace doler, pero también venda; él golpea, pero sus manos sanan.

19 En seis tribulaciones te librará; y en siete no te tocará el mal.

20 En el hambre te redimirá de la muerte; y en la guerra, del poder de la espada.

21 Serás escondido del azote de la lengua, y no temerás cuando venga la destrucción.

22 De la destrucción y del hambre te reirás, y no temerás las fieras de la tierra.

23 Pues aun con las piedras del campo tendrás alianza, y los animales del campo tendrán paz contigo.

24 Sabrás que tu tienda está en paz; revisarás tu morada, y nada echarás de menos.

25 Sabrás que tu descendencia es mucha, que tu prole es como la hierba de la tierra.

26 Irás a la tumba lleno de vigor, cual gavilla de trigo que se recoge a su tiempo.

27 Esto es lo que hemos investigado, y así es. Escúchalo tú y conócelo para tu bien.

Continuar Lendo